Castilblanco acogerá la I Asamblea Nacional de la Asociación de Cazadores de Perdiz con Reclamo el 28 de marzo


La localidad pacense de Castilblanco acogerá el próximo día 28 del presente mes, en los salones del Albergue Juvenil del municipio, la celebración de la I Asamblea de la Asociación Nacional de Cazadores de Perdiz con Reclamo (Ancreper).

En esta asamblea nacional se dará cuenta de lo acontecido desde la inscripción de esta asociación, en septiembre de 2007, hasta la fecha, así como la exposición del Reglamento de Elecciones para su aprobación por sus asociados, según informa la revista ‘La caza y su mundo’ Extremadura en su número de marzo y recoge Europa Press.

La asamblea se celebrará a las 9,30 horas, en primera convocatoria, y a las 10,00 horas, en segunda convocatoria, en los salones del Albergue Juvenil de la Castilblanco.

Rebolledo, el maqui de Castilblanco, regresa a su pueblo


Corría el año 1948, en plena posguerra. Agustín Bonilla Bravo, guerrillero republicano conocido como ‘Rebolledo’, intentaba escapar a Francia con otros dos maquis, pero fueron delatados. En agosto de ese año fue asesinado en la provincia de Cuenca. El rastro de sus restos había desaparecido, como los de tantos otros en la Guerra Civil y en los posteriores a nuestra contienda. Ahora, 61 años después, Rebolledo, el maqui de Castilblanco, regresa a su tierra. Sus restos mortales, procedentes de la población conquense de Villalgordo del Marquesado, son trasladados a la Siberia extremeña para ser enterrados.

Tras huir a la sierra, Rebolledo se unió a la primera agrupación guerrillera del Ejército de Extremadura y Centro, llegando a ocupar el puesto de comisario político de la 12ª División, que dirigía el mítico guerrillero Pedro Díaz Monje ‘El Francés’.

Tras ser asesinado, al parecer a sangre fría, los restos de Agustín Bonilla Bravo fueron enterrados en Villalgordo del Marquesado, sin que su familia supiera el lugar exacto. Ahora han sido localizados por la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Cuenca para trasladarlos este fin de semana por sus familiares desde la localidad manchega hasta el cementerio del pueblo donde nació, en Castilblanco.

Resistencia

Especialmente relevante para comprender los últimos años de vida de Rebolledo es la información facilitada por el cordobés Francisco Moreno Gómez en su libro ‘Extremeños, andaluces y manchegos en la Resistencia’. En este libro se relata que Agustín Bonilla Bravo, jornalero nacido en Castilblanco en 1917, se fue a la sierra el 23 de enero de 1943. Este guerrillero tenía dos hermanos de ideología republicana, Benito y Eulalio, que habían estado encarcelados un tiempo y luego confinados, uno en Alía (Cáceres) y otro en Peñarroya (Córdoba). «Otros miembros de su familia también sufrieron los efectos de la represión, siendo llevados en ocasiones a Cabeza del Buey, ante la presencia del temido capitán Chacón. También su madre, Carmen Bonilla, fue perseguida, al igual que su novia y su cuñada», relata Moreno en su libro.

De este mismo pueblo, Castilblanco, se fueron también a la sierra Calixto Bonilla Marrupe ‘Compadre’, que murió en un tiroteo el 17 de enero de 1946, y Timoteo Jurado Aguado ‘Medianoche’, que sería fusilado en 1947.

‘Cuquillo’

El huido pacense que más tiempo consiguió sobrevivir en la sierra fue Eugenio Herrera García ‘Cuquillo’, natural también de Castilblanco.

Al igual que el personaje al que da vida Javier Cámara en la película ‘Los girasoles ciegos’, a finales de 1939 ‘Cuquillo’ se ocultó en su pueblo, en la casa de un hermano de su padre, donde permaneció hasta primeros de 1941. Las autoridades locales le acusaban de haber intervenido en la muerte de nueve personas de derechas y de ser un destacado militante socialista, según el historiador cordobés. Completaba este grupo de refugiados en la sierra Visitación González Gil, de quien no se tienen más datos.

De las tres divisiones que componían la Primera Agrupación Guerrillera del Ejército de Extremadura y Centro, la 12ª era con mucho la más numerosa.

Esta división la dirigía Pedro Díaz Monje ‘El Francés’, que estaba auxiliado en el cargo de Estado Mayor por Eusebio Moreno Marcos ‘Durruti’ un anarquista de 39 años, natural de Navalmoral de la Mata y carnicero de profesión, que se había incorporado a la sierra el 20 de diciembre de 1944.

‘Rebolledo’ estuvo integrado en la guerrilla que dirigía Salvador Villa ‘Calandrio’, que andaba independiente por tierras comprendidas entre Cáceres y Toledo. El 4 de abril de 1947 tuvo un enfrentamiento en la sierra de Mohedas con la Guardia Civil y con varios antiguos guerrilleros que se habían entregado. En este enfrentamiento resultó muerto Diego Montealegre Paredes ‘Soli’, que había sido jefe de Estado Mayor de la división liderada por Quincoces.

El resto del grupo, integrado por Salvador Villa ‘Calandrio’, Agustín Bonilla Bravo ‘Rebolledo’, Juan Estrella Barroso, conocido como Petaca o Charavacas’, y ‘Cantador’ se fueron hacia la provincia de Ciudad Real, algo que anteriormente había hecho Honorio Delgado Blanco ‘René’, que procedía del maquis francés.

Cuando en 1948 vio que las cosas eran ya imposibles, ‘Rebolledo’ intentó escapar a Francia con Calandrio y Trapichea, pero fueron delatados y le mataron en la noche del 23 de agosto en Villalgordo del Marquesado (Cuenca). Agustín Bonilla Bravo falleció en el acto a consecuencia de las heridas provocadas por un disparo a bocajarro en la cabeza efectuado por un falangista en el exterior de una tahona.

A pesar de tener conocimiento oficial de su muerte, el Estado español, como consta en los archivos de la Guardia Civil, no comunicó nunca a la familia la muerte de Agustín. La familia tuvo noticia de su paradero recientemente. Como en tantísimos otros casos a raíz de la publicación del reseñado libro de Francisco Moreno Gómez, según señala el historiador Justo Vila. Ayer sábado se exhumaron en el cementerio municipal de Villalgordo del Marquesado los restos de Agustín Bonilla Bravo por solicitud expresa de su familia y al amparo de la Ley de Memoria Histórica para trasladarlos a Castilblanco.

Helechosa de los Montes contará con un nuevo Espacio para la Convivencia y Ciudadanía Joven


La directora general del Instituto de la Juventud de Extremadura, Susana Martín Gijón, inauguró hoy un nuevo Espacio para la Convivencia y Ciudadanía Joven (ECCJ) en la localidad cacereña de Carbajo, situado en el edificio de la Biblioteca Municipal.

Con este centro son ya tres los Espacios para la Convivencia y la Ciudadanía Joven que funcionan en la región, junto con el de Monterrubio de la Serena y Oliva de la Frontera y, según informó la Junta en nota de prensa, en las próximas semanas, se abrirán otros centros en Helechosa de los Montes y en Higuera la Real.

La localidad de Carbajo tiene una población de unos 200 habitantes, de los cuales 32 son jóvenes. El ECCJ de Carbajo cuenta con un equipamiento lúdico compuesto por una zona de juegos, sala de informática, equipos audiovisuales y mesa de reuniones.

Los ECCJ son un proyecto que surge en 2008, promovido por la Consejería de los Jóvenes y del Deporte. Estos espacios están concebidos para localidades pequeñas con el objetivo de promover el asociacionismo y la participación de la población joven, organizar actividades de ocio, tiempo libre, y acciones de formación, capacitación y creatividad.

A diferencia de los Espacios para la Creación Joven, cuya gestión corresponde a la Junta de Extremadura, éstos son centros dinamizados y gestionados conjuntamente por el ayuntamiento y una asociación juvenil local, en colaboración con la propia Consejería.

El ayuntamiento financia la adecuación del espacio y la Consejería de los Jóvenes y del Deporte aporta el equipamiento, con mobiliario, recursos y equipos que se necesiten para su puesta en marcha. Igualmente, facilita el asesoramiento para el desarrollo del proyecto y la formación necesaria para su gestión.

A %d blogueros les gusta esto: