Extirpar la vesícula biliar, más rápido y mucho más barato


No todos los tratamientos innovadores se realizan en los hospitales de las grandes ciudades extremeñas. Prueba de ello es la revolucionaria y sobre todo barata forma de extirpar la vesícula biliar que realiza el cirujano Enrique Javier Grau en el Hospital Siberia-Serena, en Talarrubias. El método es tan sorprendente que hasta la prestigiosa revista ‘Endoscopy’ se fijó en los excelentes resultados obtenidos. Los principales beneficiarios de esta cirugía puntera en hospitales periféricos son los pacientes, que se someten a una operación mínimamente invasiva.

La técnica se llama colecistectomía transcilíndrica (CTC) y es una alternativa eficaz a la que tradicionalmente se emplea para eliminar la vesícula o colecistectomía laparoscópica. Utiliza un separador cilíndrico que se inserta en la parte superior del abdomen con material convencional a través de una incisión de cuatro centímetros aproximadamente. “No hay que utilizar gas para distender el abdomen, ni televisiones, ni material especial y el separador permite que la incisión sea muy pequeña. Se realiza con anestesia local y sedación”, comenta.

El ‘descubrimiento’ de esta técnica fue posible por una casualidad. Para la cirugía laparoscopia es necesario un aparato llamado capnógrafo, una monitorización no invasiva de la ventilación que mide el dióxido de carbono (CO2) exhalado por el paciente. Se emplea en cirugías en las que al abdomen se distiende con anhídrido carbónico. En el hospital donde entonces trabajaba el doctor Grau, en otra comunidad, se llevaron el aparato. “Se nos ocurrió entonces hacer esto como alternativa a la cirugía laparoscopica. Con este cilindro se aislan todas las estructuras del abdomen y solo se trabaja en el espacio justo que se necesita para quitar la vesícula”.

La técnica era tan interesante que motivó una primera tesis doctoral que se realizó en el Hospital Infanta Cristina de Badajoz, posteriormente se desarrolló con anestesia local y sedación como cirugía mayor ambulatoria en el hospital Siberia-Serena.

El doctor Grau añade que la técnica tiene muy pocas complicaciones. “No hemos tenido lesiones de la vía biliar principal en las ochocientas setenta operaciones realizadas hasta el momento en Talarrubias. En solo cuatro casos hemos tenido que ampliar la incisión y en sólo dos hacer reintervenciones”.

Es una técnica que solo se emplea en Extremadura, ya que la laparoscopia es la más extendida, claro está con más coste para el erario público, concretamente la colecistectomia laparoscópica es 2,4 veces más cara que la CTC. “Yo, que también he realizado laparoscopia para esta cirugía opino que la CTC es más segura e infinitamente más barata, ya que vale 100 euros, frente a los 1.500 que cuesta la misma operación por laparoscopia”. Integran el equipo de Javier Grau los doctores Martina, Jacob Motos y Carlos Jordán. Actualmente, Motos realiza su tesis doctoral en el hospital Sibera-Serena sobre colecistectomía transcilíndrica bajo anestesia local y sedación en cirugía mayor ambulatoria. Además el único hospital de Extremadura que realiza la coledocoscopia, para extraer cálculos de la vía biliar principal, son el Siberia-Serena y Don Benito-Villanueva. Esta técnica es grandemente facilitada por la vía transcilíndrica.

Tres heridas en una salida de vía de un turismo entre Capilla y Garlitos


Tres mujeres han resultado heridas en un accidente de tráfico ocurrido este mediodía en una salida de vía de un turismo en la carretera que une las poblaciones de Capilla y Garlitos, según ha informado el Centro de Urgencias y Emergencias 112.

El accidente ha ocurrido sobre la una del mediodía a la altura en la BA-044 y a consecuencia del mismo han resultado heridas tres mujeres de 57, 68 y 71 años, con fractura costal, traumatismo en la columna dorsal y traumatismo lumbar respectivamente.

Las tres heridas, dos de ellas de carácter menos grave y la tercera leve, han sido trasladadas al Hospital Siberia-Serena de Talarrubias.

La asociación oncológica de Herrera del Duque y Peloche propone su inclusión en la AOEx


aoexLa Junta directiva de la Asociación Oncológica de Herrera del Duque y Peloche ha elevado una propuesta al resto de sus socios para formar parte, como subdelegación local, en la Asociación Oncológica Extremeña (AOEx). Para ello, se reunió en asamblea con la presidenta de la entidad regional, Isabel Rolán, quien les explicó los beneficios y las ventajas de la cooperación conjunta.

Desde su inclusión en la asociación regional, la de Herrera del Duque y Peloche pasaría a trabajar bajo el amparo de AOEx y tendría la posibilidad de participar en los programas y proyectos; todo ello, sin perder su propia autonomía tanto económica como de las actividades que realizan. Además, AOEx es una asociación federada a nivel nacional. Pertenece a la Federación de Padres y niños con cáncer, la Federación de Cáncer de mama y al Foro Español de Pacientes; siendo el mayor grupo a nivel regional con un total de 45 socios.

En el plano económico, bajo el CIF de AOEx, tanto los donativos de la Asociación Oncológica de Herrera del Duque y Peloche como los de cualquier otra persona podrán desgravarse en sus declaraciones de Hacienda.

Entre sus proyectos destacaron el ‘Proyecto mariposas’, que ofrece a los enfermos un espacio natural en el que evadirse y reencontrarse con la naturaleza en un ambiente relajado y sereno donde volver a empezar la vida de otra forma. O el apoyo que encuentran las familias y los propios enfermos, que muchas veces no saben dónde dirigirse o con quien hablar. Para lo que cuentan con profesionales (psicólogos o trabajadores sociales) y voluntarios que atienden a sus necesidades dentro del ámbito que lo requieran. Voluntarios que ellos mismos se encargan de formar, y de los que también podrían verse beneficiadas las localidades de Herrera del Duque y Peloche.

La Junta culmina la reapertura de los 21 puntos de atención continuada. Helechosa y Villarta entre ellos.


37_centro-salud-buztintxuri-1Los 21 Puntos de Atención Continuada (PAC) que cerró el anterior Gobierno extremeño vuelven a estar operativos. El consejero de Sanidad y Políticas Sociales, José María Vergeles, anunció ayer que ya ha finalizado la tercera y última fase de reapertura de las urgencias rurales, y que con ello, se ha cumplido una medida “de justicia” para que los ciudadanos recuperasen este “servicio único de proximidad”.

En concreto, con la situación actual 15 urgencias rurales de las 24 que se cerraron tienen un horario completo los fines de semana como en 2012: Zahínos, Valverde de Leganés, Arroyo de San Serván, Quintana de la Serena, Helechosa de los Montes, Villarta de los Montes, Campillo de Llerena, Puebla del Maestre, Cañaveral, Aldeacentenera, Madroñera, Cilleros, Zarza de Granadilla, Villanueva de la Sierra y Jarandilla de la Vera. Hasta las doce de la noche abre todos los días de la semana el PAC de Villanueva de la Serena; hasta las diez de la noche, los de Villanueva del Fresno, Burguillos del Cerro, Navezuelas, Malpartida de Cáceres, Aldeanueva de la Vera y Deleitosa; y el de Malpartida de Plasencia, los fines de semana, ya que de lunes a viernes el centro permanecerá cerrado.

La sanidad, antes de entrar en ‘quirófano’


La ministra de Sanidad, Ana Mato, se reunirá el próximo miércoles con los consejeros autonómicos del ramo para definir las reformas con las que se intentará obtener el recorte en gasto sanitario propuesto por el Gobierno y que previsiblemente se situará entre los 6.000 y 7.000 millones de euros. De momento, apenas algunos globos sonda lanzados por otros miembros del Ejecutivo y responsables autonómicos han dado pistas de por dónde pueden ir los ajustes. La progresividad en el pago de los fármacos, redefinir la cartera de servicios o centralizar las compras de material son varios de los planteamientos que se han puesto sobre el tapete. El Gobierno asegura que la calidad de la asistencia no se verá afectada o que, en todo caso, los efectos serán mínimos. El PSOE, sin embargo, cree que se va a “quebrar” el actual modelo sanitario.

Llegados a este punto, apenas a tres días de que se comiencen a concretar los ajustes, y solo dos después de conocerse que las listas de espera se dispararon en la región un 121% en el 2011, cabe preguntarse qué es lo que está en juego, cuál es la situación actual del sistema sanitario extremeño y dónde, si lo hay, puede haber margen para meter la tijera. A las dos primeras cuestiones Remigio Cordero, presidente de la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública en Extremadura, responde destacando la “espectacular” mejora que experimentó el sistema sanitario extremeño tras el traspaso de competencias, hace ahora una década. Un crecimiento que, a su juicio, no ha sido solo cuantitativo, sino que se ha efectuado de forma “muy racional y estructurada”.

Cordero resalta que la inversión sanitaria en Extremadura “era muy baja en relación a la población” antes de las transferencias, mientras que ahora se supera la media española. Según los datos de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública, en Extremadura se gastarán este año 1.334 euros por habitante en materia sanitaria, la sexta cantidad más alta de España, superando ampliamente los 1.210 euros de promedio nacional.

Este facultativo precisa que sobre todo se ha avanzado en lo que atañe “a la capacidad para resolver problemas en una serie de servicios de alto nivel para los que antes había que salir fuera”, de forma que ahora un paciente puede someterse a un trasplante de hígado o a una operación cardiaca “sabiendo que la atención va a ser de la misma calidad que en el resto de España”. “Este es un sistema que hay que conservar y defender”, apostilla.

LAS INFRAESTRUCTURAS

Si se pone en relación con la cifra de habitantes, la comunidad autónoma presenta también una mejor situación que la media española en cuanto a infraestructuras sanitarias. Así, hay un consultorio local por cada 2.700 personas aproximadamente, un centro de salud por cada diez mil, y una cama hospitalaria pública por cada trescientos, mientras que las medias en España son sensiblemente más elevadas, de 4.600, 15.700 y 430, respectivamente.

No obstante, José María Vergeles, que durante la pasada legislatura fue director general de Planificación, Formación y Calidad de la entonces Consejería de Sanidad y Dependencia de la Junta, rechaza que el sistema sanitario extremeño pueda estar sobredimensionado en modo alguno, y recuerda que las infraestructuras están muy condicionadas por el alto grado de dispersión geográfica de la población extremeña.

Este médico especialista en Medicina Familiar y Comunitaria hace hincapié en que no puede utilizarse “únicamente el criterio de población” a la hora de valorar el servicio que presta un centro sanitario y pone un ejemplo: el hospital Siberia Serena, en Talarrubias. Sin él, “hay pueblos que estarían a más de 90 kilómetros de un servicio de urgencia hospitalaria”. “Aquí no se han hecho dispendios”, incide Vergeles en referencia a cómo se ha desenvuelto el desarrollo del sistema sanitario extremeño en los últimos años. Así las cosas, considera que en este capítulo “hay poco de donde rascar” si se quieren hacer recortes sin mermar la calidad del servicio que se presta.

Por lo que respecta a la percepción que tiene el ciudadano de la sanidad pública, según el último barómetro sanitario (2010), estos le otorgan una puntuación de 6,46 sobre diez, algo por debajo del conjunto del país (6,57). Con todo, Remigio Cordero incide en que “Aquí existe una gran confianza en la sanidad pública”, como prueba el hecho de sean una minoría quienes tienen una póliza de aseguramiento privado. Esta última afirmación la respaldan los datos de la Encuesta Nacional de Salud, elaborada por el INE, ya que en ellos Extremadura aparece como la autonomía donde hay una mayor proporción de ciudadanos que tiene una cobertura sanitaria exclusivamente pública. En esta situación está un 97,3% del total de la población, más de doce puntos por encima de la media nacional. Apenas un 0,41% de los extremeños tiene una cobertura que es solo privada, mientras que el 2,29% restante cuenta con una de carácter mixto.

Frente a estas cifras, comunidades como Islas Baleares, Madrid o Cataluña superan en todos los casos el 20% de cobertura mixta, con una media nacional de más del 13%. “Extremadura es una de las comunidades autónomas más interesadas en que la sanidad pública siga teniendo una financiación adecuada”, concluye Cordero.

Del mencionado barómetro sanitario también se desprende que a la hora decantarse entre los ámbitos público y privado, los extremeños prefieren el primero por su tecnología y medios, por la capacitación de los médicos y enfermeros y por la información que reciben. Por contra, valoran más el segundo por la rapidez en la atención –con la posibilidad de eludir las listas de espera–, el trato personal y el confort de sus instalaciones.

Desde los sindicatos de profesionales sanitarios se coincide también en que el nivel de atención sanitaria en Extremadura es bueno y también en el buen nivel de las infraestructuras, pero se asegura que ellos ya están padeciendo los efectos de los recortes.

En el caso de los enfermeros, Damián Cumbres, secretario autonómico de Satse Extremadura, asegura que actualmente “los profesionales están dando el máximo de sus posibilidades”, ante la “escasez” de personal. “Están recortando contratos y otros no los están renovando. Se están manteniendo los mismos servicios pero con menos personal”, lamenta. “El sistema lo están salvando los profesionales en el día a día”, agrega este responsable sindical, que se muestra muy crítico con la labor de la consejería de Salud y Política Social, que define como “un caos”. “La mesa sectorial no se reúne, el consejero no aparece y no hay ningún tipo de información”.

En parecidos términos se expresa José Ignacio Vilella, secretario general del Sindicato Médico de Extremadura (Simex), que incide en que a pesar de que el Acuerdo de Atención Primaria recogía que se sustituirían “el cien por cien” de las bajas de los facultativos, este porcentaje se ha reducido a solo una tercera parte, lo que está aumentando la carga de trabajo. “Si cada médico va a tener que atender a ochenta pacientes, no va a haber tiempo más que para decirles buenos días”, ironiza.

Vilella apunta también el problema de las listas de espera. A fecha 31 de diciembre pasado, 20.351 pacientes se encontraban en espera para una intervención quirúrgica en la región, un 40% más que un año antes, de acuerdo a la memorial del Defensor de los Usuarios del Sistema Sanitario Público de Extremadura. De ellos, 2.363 sobrepasaban los 180 días. Además, había 72.205 personas aguardando para primeras consultas. “Si a un paciente con un tumor lo tienes esperando seis meses la calidad empeora a la fuerza, aunque luego le des una atención maravillosa”. ¿La solución a las listas?, “pues que se trabaje mañana, tarde y noche, pero también para eso se necesita más dinero”, dice Vilella

Este diario solicitó a la Junta de Extremadura una valoración sobre la situación actual de los servicios sanitarios en la región y acerca de su postura con vistas a la reunión del próximo miércoles con la ministra que no fue respondida.

El SES concede subvenciones a 19 ayuntamientos y mancomunidades para el Programa de Ciudades Saludables y Sostenibles


Un total de 19 ayuntamientos y mancomunidades de la región recibirá subvenciones del Servicio Extremeño de Salud (SES) por un total de 377.853 euros para el desarrollo del Programa de Ciudades Saludables y Sostenibles, según publica este martes el Diario Oficial de Extremadura.

Los ayuntamientos de Almendralejo, Arroyo de la Luz, Barcarrota, Ceclavín, Fuenlabrada de los Montes, Herrera del Duque, Jaraíz de la Vera, Medina de las Torres, Miajadas, Plasencia, Villafranca de los Barros, Villanueva de la Serena, y las mancomunidades ‘Comarca de Olivenza’, ‘La Serena’, ‘Sierra de Montánchez’, ‘Sierra de San Pedro’, ‘Vegas Altas’, ‘Vegas Bajas’ y ‘Villuercas-Ibores-La Jara’ son los beneficiarios de estas subvenciones, cuya cuantía oscila entre 19.000 y 20.500 euros.

Según informa en nota de prensa el Gobierno regional, estas subvenciones se conceden en virtud de convenios suscritos con cada una de las entidades beneficiarias, conforme a la Ley 6/2011 de Subvenciones de Extremadura, que establece la posibilidad de otorgar subvenciones de manera directa cuando existan razones que dificulten su convocatoria pública contemplando, entre otros supuestos, que los perceptores sean entidades públicas territoriales de la región y los fondos presupuestarios señalen una finalidad cuyas competencias estén atribuidas a las corporaciones locales y la comunidad autónoma.

ENFERMEDADES RARAS

Por otra parte, el Diario Oficial de Extremadura publica la concesión de subvenciones del Servicio Extremeño de Salud a dos proyectos para la mejora de la atención de las enfermedades raras y emergentes, por un importe total de casi 80.000 euros.

Una de las entidades beneficiarias es el comité autonómico de Cruz Roja Española, que recibirá 54.364 euros para el desarrollo de su proyecto ‘Programa de prevención y promoción de la salud, especialmente en el ámbito de enfermedades emergentes y reemergentes de especial relevancia’.

Por su parte, la delegación regional de la Federación Española de Enfermedades Raras percibirá una subvención de 25.000 euros para la ejecución de un ‘Proyecto para la mejora de la coordinación entre los pacientes con enfermedades raras: circuitos de derivación y difusión de información’.

Ambas subvenciones se conceden conforme a la Ley 6/2011 de Subvenciones de Extremadura, que establece la posibilidad de otorgar subvenciones de manera directa cuando existan razones que dificulten su convocatoria pública contemplando, entre otros supuestos, que por razón de la naturaleza de la actividad a subvencionar, o las especiales características del perceptor, no sea posible promover la concurrencia pública, siempre que se trate de entidades sin fines de lucro y el importe concedido sea inferior a 60.000 euros.

Extremadura registra 14 casos de afectados por calzado contaminado, uno de ellos en Herrera del Duque


El director del Instituto de Consumo de Extremadura, Pedro García Ramos, señaló hoy que en Extremadura se han registrado un total de catorce casos de personas afectadas por calzados contaminados con la sustancia tóxica dimetilfumarato, en su mayoría botas, y se han inmovilizado aproximadamente 4.200 pares a la espera de que un informe señale si están libres de la sustancia nociva y por lo tanto no constituyen un peligro para la salud o deben ser destruidos.

Así lo indicó García Ramos durante su comparecencia ante la Comisión de Cooperación Internacional, Comunicación y Consumo de la Asamblea de Extremadura, a los efectos de informar sobre la alerta sanitaria emitida por el Ministerio de Sanidad acerca de la retirada de productos afectados por el dime tilfumarato en la región y las medidas adoptadas por la Junta.

El director general explicó que hasta el momento y desde que apareció el primer caso en la región, el 29 de diciembre, se han detectado 14 casos de diversas marcas que contenían este producto.

En concreto, los casos han aparecido en las localidades extremeñas de Hornachos, Mérida, San Vicente de Alcántara, Herrera del Duque, Arroyo de San Serván, Navalmoral de la Mata, Cáceres y Badajoz.

En cuanto a las marcas de calzados contaminados con la sustancia tóxica, el director del Instituto de Consumo de Extremadura señaló que proceden generalmente de China pero también de países asiáticos. Estos productos, apuntó, habían sido expuestos al dimetilfumarato que estaba contenido en pequeñas bolsas en el calzado o bien por el contacto con estas bolsas en un gran contenedor.

img090330155908

Según indicó, a partir de la alerta que emitió el Instituto Nacional de Consumo sobre la existencia de productos contaminados por dimetilfumarato, la Administración autonómica comenzó a realizar inspecciones en establecimientos de la región para localizar los productos que pudieran estar contaminados e inmovilizarlos de forma cautelar.

Además, el Instituto de Consumo de Extremadura ha establecido un contacto “permanente y diario” con los mayoristas y minoristas de la venta del calzado a quienes ha hecho llegar una carta personalizada informando del problema y advirtiendo de las responsabilidades que tiene el propio establecimiento de garantizar la seguridad de los consumidores, así como de informar a las autoridades sanitarias o de consumo ante un caso de sospecha.

Pedro García Ramos, director del Instituto de Consumo, durante su intervención en la Comisión Parlamentaria de la Asamblea

Pedro García Ramos añadió que actualmente se siguen realizando trabajos para detectar productos que hayan sido expuestos al dimetilfumarato ya que pueden llegar al consumidor a través de la venta ambulante y porque puede darse el caso de que un ciudadano posea calzado contaminado que aún no haya sido utilizado lo suficiente para que se produzca la reacción a la sustancia.

Asimismo, se realizan muestreos “periódicos y aleatorios” de cuatro ó cinco ejemplares en establecimientos que aún no hayan sido inspeccionados bien para informar del problema o inmovilizar los productos. Al respecto, García Ramos indicó que la “intención” del Instituto de Consumo de Extremadura es que en 2009 se haya llegado a un 30 ó 40 por ciento del censo de establecimientos de la región.

La unidad de mamografías del SES para la detección precoz del cáncer de mama recorrerá 18 localidades en abril. Entre ellas Herrera del Duque


La Unidad Móvil del Servicio Extremeño de Salud para la detección precoz del cáncer de mama ya ha citado, para atender durante el mes de abril, a cerca de 2.000 mujeres con edades comprendidas entre los 50 y los 69 años residentes en 18 localidades de la región.

El Servicio Extremeño de Salud, partiendo de la premisa de que el cáncer de mama se puede curar con un diagnóstico precoz, continua con su Programa de Detección acercando al mundo rural las Unidades Móviles de Mamografías. Desde el 28 hasta el 30 de abril la UMM se traslada a la provincia de Badajoz, concretamente a Herrera del Duque, donde ya están citadas unas 370 mujeres de esta población y de la localidad de Peloche acogidas al citado programa.

El Ayuntamiento de Herrera inicia un ciclo de charlas saludables


Recientemente tuvo lugar una charla-coloquio sobre el cáncer de cérvix y colon en el salón de actos Ayuntamiento de Herrera del Duque organizada por el Programa de Ciudades Saludables y la Concejalía de Sanidad a la que asistieron unas 60 personas. En ella participaron la doctora Mª Cruz Jiménez, médico de planificación familiar de Talarrubias, y el doctor Francisco Javier Valadés, médico del Hospital Siberia-Serena.

En la charla se dio una importancia especial a la vacuna del papilomavirus como medio para prevenir un gran porcentaje de las causas que provocan los cánceres uterinos y que pronto se empezará a administrar dentro del calendario vacunal a las niñas de determinada edad.

Dos novatos ansiosos por crecer


Partieron de cero, pero ello no les ha acomplejado. Un año después de su inauguración, los hospitales de Tierra de Barros (Almendralejo) y Siberia-Serena (Talarrubias) miran al futuro con la confianza de haber cumplido sus objetivos y saber que aún les queda un largo camino por recorrer.

Ser un novato también tiene sus ventajas, destaca Antonio Jiménez, director del Siberia Serena, ya que han podido aprovechar toda la experiencia acumulada a lo largo de muchos años de trabajo en el resto de los hospitales de la región.

Esta experiencia se ha aprovechado, por ejemplo, para diseñar edificios accesibles, cómodos, luminosos y adaptados a las necesidades y previsiones de crecimiento de cada hospital.

Luz, jardín y comodidad

Juan Carlos Martín, director del Tierra de Barros, está encantado, por ejemplo, con la luz tan especial de la comarca que inunda el hospital en todas sus dependencias. «Es extremadamente luminoso en las habitaciones, en las consultas, en los pasillos, que están llenos de lucernarios. Los pacientes perciben el edificio como algo abierto, y desde cualquier estancia se puede contemplar el patio o el paisaje de los campos, que es algo que viene muy bien para que mejoren los enfermos», explica.

Este hospital es también pionero en la utilización de todas las aplicaciones informáticas del programa de gestión del SES, ‘Jara’. «Ahora mismo, mientras hablamos, puedo ver cuánta gente está esperando en Urgencias, a qué hora llegaron, cuánto tardaron en atenderle y a qué hora se fueron. Es una herramienta muy útil de gestión», destaca.

Los pacientes y familiares de los enfermos del Hospital de Talarrubias también pueden disfrutar de la tranquilidad que se respira en su gran patio central y en sus espacios ajardinados, que «le proporcionan un ambiente general, luminoso y alegre».

Hasta el momento, los dos hospitales que ha construido el SES desde que asumió las competencias de Sanidad, son los únicos centros públicos de Extremadura que tienen una única planta, todas sus habitaciones son individuales y por ahora no saben qué es sufrir la falta de espacio.

El hospital Siberia-Serena atiende a una población de 33.000 habitantes, distribuidos en 25 pueblos. La distancia media que tienen que recorrer los enfermos para acudir al centro es de 36 kilómetros, pero los procedentes de Helechosa de los Montes o Bohonal de los Montes realizan hasta 72 kilómetros.

Antes de la construcción del Hospital, para muchos de estos habitantes una urgencia podía significar la muerte. Ahora es más fácil llegar a un lugar en el que les puedan estabilizar y prestarle los cuidados necesarios.

«La gente ha aceptado el nuevo hospital muy bien. Las expectativas creadas eran muchas, y también muchas las ilusiones», destaca su gerente,.

Por ello, su principal objetivo al frente de este centro es lograr que la asistencia que se preste a esta población «sea lo más digna posible, de calidad».

En la actualidad, dispone de un servicio de Urgencias, consultas externas de Medicina Interna y especialidades, y un área quirúrgica para Cirugía General, Otorrino, Preanestesia y Urología.

Además tienen los medios necesarios para realizar pruebas funcionales de Cardiología, ecografías, TAC, mamografías, radiología general y estudios de laboratorio.

Hasta que empezó a rodar como la seda todo el sistema, los responsables del centro han vivido momentos muy difíciles, reconoce Jiménez.

Uno de los más «estresantes», que aún recuerda el gerente con intensidad, fue el primer día que se puso en marcha la Cirugía Mayor Ambulatoria. «Éste era el servicio que iba a dar el matiz de calidad al centro, y no sabíamos cómo iba a terminar aquello. Me acuerdo que estábamos todos pendientes de la operación, como si fuéramos familiares del enfermo».

Años esperando

El nacimiento del Hospital de Almendralejo también generó muchas expectativas porque había sido largamente deseado por los habitantes de Tierra de Barros.

Como recuerda su actual gerente, Juan Carlos Martín, la petición de su creación ya era un clamor en 1994, cuando él ejercía de coordinador de Drogodependencias en Villafranca.

«La comarca estaba muy alejada del Hospital de Mérida y Badajoz, porque entonces las carreteras eran muy malas; los pueblos estaban muy dispersos; y la población estaba muy envejecida, por lo que requería una atención muy continuada, y no estaban en condiciones de desplazarse», destaca.

El Hospital atiende a la población de Almendralejo y de una decena más de pueblos del entorno. Está considerado como un centro de Alta Resolución, lo que significa que trata de abordar todos los casos que se presentan, estabilizando a los pacientes y derivando a otros hospitales a los que requieren una atención o cuidados más especializados que no pueden ofrecer.

Y esta derivación a otros centros es justamente lo que más critican sus pacientes, según señalan las encuestas de satisfacción que se han realizado hasta el momento.

«Es importante que los enfermos sepan que lo primero para nosotros es la seguridad del paciente, y nunca vamos a mantener a uno aquí si tenemos la más mínima duda de que requiere una intervención más importante. Resolveremos lo que seamos capaces, y las quejas de los pacientes se deben a que no se lo explicamos bien», señala el gerente.

Sin embargo, las encuestas reflejan que la percepción de los pacientes sobre la atención que se les presta «es muy positiva».

«Para muchos, antes era impensable que un señor de Hornachos, por ejemplo, viniera por la mañana a este hospital a operarse de cataratas y por la tarde pudiera estar tranquilamente en su casa».

Los nuevos retos

Pero más allá de las comodidades, los novatos de la atención hospitalaria en Extremadura están ansiosos por desarrollar todas sus potencialidades.

Tienen las dependencias preparadas, y los pacientes lo están deseando. Los dos hospitales aspiran a ofrecer más servicios y especialidades a dos zonas que se han sentido tradicionalmente abandonadas en todos los aspectos, incluido el sanitario.

Después de todas las dificultades pasadas, es el momento de crecer. El Hospital de Almendralejo quiere aumentar su servicio de Cirugía Mayor Ambulatoria y proyecta abrir después del verano alguna consulta más de especialidades, como Alergología, que ya es muy necesaria en la zona.

Están además en proyecto la apertura o ampliación de algunas consultas, sólo pendientes de encontrar médicos especialistas, disponibles y dispuestos para atenderlas, como Radiología u Oftalmología.

En Talarrubias prevén abrir pronto Ginecología y Traumatología e iniciar consultas de Otorrino y Trauma.

También se están haciendo obras en la cafetería para construir una cocina, que será clave para poder atender a pacientes ingresados y a sus familiares.

En el futuro, su actual plantilla, formada por un centenar de trabajadores, aumentará el doble.

A %d blogueros les gusta esto: