La Guardia Civil detiene a un joven de Herrera del Duque por cobrar pagarés robados valorados en 2.800 euros


La Guardia Civil ha detenido a un joven de 22 años de edad, vecino de Herrera del Duque, como presunto autor del robo de pagarés por valor de 2.800 euros además de varios aparatos de imagen, sonido e informática en un domicilio de la citada localidad pacense.

El pasado 27 de agosto el propietario de una vivienda de la localidad de Herrera del Duque denunció un robo perpetrado en su domicilio, en el que habían sustraído “varios aparatos de imagen, sonido y material informático”, además de “varios pagarés al portador” por un valor de 2.800 euros, tras saltar al patio interior y forzar una de las ventanas.

Tras las gestiones de la Guardia Civil, los agentes comprobaron que los citados pagarés fueron cobrados posteriormente en una entidad bancaria de Medellín, por lo que se pudo averiguar la identidad del presunto autor del robo.

Una vez ubicados los domicilios donde cohabita con familiares, los agentes llevaron a cabo tres registros en los que intervinieron “objetos presuntamente de procedencia ilícita”, en concreto, joyas y material informático.

Además de los objetos, se le intervinieron “doce papelinas de cocaína, sustancias para el corte de la droga y material para la dosificación y venta, así como cuatro plantas de marihuana”, por lo que ha sido imputado por un delito contra la salud pública.

Según ha informado la Guardia Civil en nota de prensa, las diligencias, junto con el detenido, al que le constan antecedentes por hechos similares, han sido puestas a disposición de los Juzgados de Instrucción de Herrera del Duque.

De Rumanía al calabozo


La detención de los padres de los dos niños rumanos fugados del centro de menores San Juan Bautista de Badajoz se produjo cuando se presentaron en esta institución para interesarse por la situación del tercero de sus hijos, de 22 meses e internado en ese centro, según informó la Delegación del Gobierno en Extremadura mediante un comunicado. Al parecer, ya habían acudido el día antes, pero los funcionarios del centro les emplazaron para el día siguiente, cuando ya estaban avisadas las fuerzas del orden.

Los padres, cuyos nombres tienen las iniciales F. R. y M. R., fueron arrestados el jueves como presuntos autores de un delito de sustracción de menores, según se explica en el comunicado.

Al matrimonio se le acusa de trasladar a los menores del lugar de residencia sin consentimiento de la institución a la cual estaba confiada su guarda, a finales del pasado mes de octubre.

Como es sabido, ambos niños escaparon de la institución. Según ha reconstruido la Delegación del Gobierno en Extremadura, uno de los hijos, concretamente la hija mayor de diez años, telefoneó al padre para decirle que se habían escapado del San Juan Bautista y que fueran a recogerlos.

Una vez los padres localizaron a los menores, en las proximidades de la Avenida de Sinforiano Madroñero de Badajoz, se trasladaron a la localidad pacense de Valdivia, donde estuvieron residiendo durante una semana en casa de un primo.

Posteriormente, viajaron los cuatro a Rumanía y dejaron a los dos menores viviendo con uno de los abuelos. De esta manera, se desmiente las versión que corría de que padres e hijos han estado en Sevilla durante todo este tiempo. Los padres regresaron a Badajoz el pasado 21 de noviembre para ver al tercero de sus hijos.

Delito

Estas dos personas están acusadas de sustracción de menores, ya que no guardan ninguna relación con la muerte de su nieto, acaecida el pasado octubre en Talarrubias. Como es sabido, los dos niños, de ocho y diez años de edad, eran los dos tíos de otra niña, de tres, que había fallecido unos días antes en Talarrubias debido a los malos tratos de sus progenitores.

Al menos uno de los detenidos, la madre de los desaparecidos, es una mujer de 34 años que a su vez era abuela de la niña muerta. Tenía una orden de alejamiento de esta nieta fallecida y de su otra hermana, que tiene año y medio y que está acogida en el centro de menores Pedro de Valdivia de la localidad de Villanueva de la Serena.

Los dos hijos que se fugaron estaban acogidos en el San Juan Bautista de Badajoz y un tercero, de 22 meses, está aún acogido en este centro.

Los dos detenidos pasaron la jornada en los calabozos de la Policía Nacional en Badajoz y se esperaba que a lo largo del día de ayer fueran puestos a disposición del juez.

A %d blogueros les gusta esto: